domingo, 17 de enero de 2010

La Corona Española. La vieja España.


En la antigua España de eras remotas la componía un mosaico de diferentes tribus. Predominando tres etnias principales, a veces con sus territorios en pugna con fenicios y griegos con los que básicamente mantenían relaciones comerciales.
·        Los “Tartessos”; Pueblo antiquísimo que estaba ubicado por las zonas Sur de España, en zonas andaluzas del río Guadalquivir. Conquistados por los ‘Cartagineses’.
·    Los “Íberos”; Destacando con una cultura y economía notable, que supieron adaptarse en tiempos de cartagineses y romanos. Dominaban la zona este del Mediterráneo y andaluza de España.
·    El pueblo “Celta”, llegados de las ‘tierras del Norte’. Con diferentes subgrupos de tribus entre ellos, y que tuvieron mucha influencia en las diferentes etnias afincadas en España.


(En el mapa se aprecia las expansiones Celtas desde donde se especula tuvo su origen desde una posición centro-europea, y sus movimientos migratorios esparcidas en diferentes tribus hacia la parte norte de Europa y Asia).
Los cartagineses al mando de “Amílcar Barca” llegaron hacia el año 237 a.C., conquistan la región andaluza y levantina, así como le continuaría el ‘golfo de Valencia’ de “Iberia” (Por aquel entonces era como llamaban los griegos a ‘España’). Se expulsaron colonias griegas y de ibéricos. Se fundó la ciudad de ‘Cádiz’ y ‘Cartagena’ (Murcia).

Ambos Imperios el de ‘Roma’ y el de ‘Cartago’ dividieron “Iberia” en dos: La parte superior del río ‘Ebro’ era romana y la inferior Cartaginés. Con la llegada de “Aníbal Barca” se sumó las conquistas de territorio controlando prácticamente toda la Península Ibérica  (221 a. C.). Dio lugar a la “2ª Guerra Púnica” con Roma. Concluyendo con la derrota de Aníbal, la caída del poder cartaginés (201 a. C.), y la conquista romana de la Península.


Con la llegada del “Imperio Romano”, hacia el 218 a.C., se la conoció como la “Hispania Romana”, dominando en una lucha que duraría aproximadamente dos siglos, a las comunas de pueblos multiétnicos que cohabitaban en el interior, tales como los Celtíberos, Lusitanos, Astures, Cántabros, etc., y como hemos mencionado contra el “Imperio Cartaginés.”También durante las ‘Guerras Civiles’ sobre todo de la ‘2ª Guerra Civil’, Hispania fue testigo de duros combates librados en su territorio hacia el 49 a. C. y el 45 a. C., entre la facción de ‘Julio César’ contra los de ‘Pompeyo el Grande’.

Hacia el año 123 a. C., se produce la conquista de las ‘Islas Baleares’ que era un nido de piratas siendo una constante molestia.


La ocupación romana en el siglo III a. C., y a pesar de algunas importantes sublevaciones de estas etnias destacando la de los íberos (al este del mapa), y los celtíberos (al oeste). Pueblos relativamente avanzados de que los romanos se aliaban o con unos o con otros, para combatirlos. Fue una época que llevó a una completa armonía y relajación del Imperio respecto a Hispania. Tanto que sólo había una legión romana dedicada para la protección de fronteras y para apaciguar algún conflicto que surja. Fue convertida en una provincia de suma importancia que llevó al esplendor cultural greco-romano en toda ella, no sólo trayendo el arte sino trazados de carreteras, canalizaciones de agua, puentes, grandes edificaciones, etc.…

Hacia el año 117 reinando “Trajano” el Imperio consigue su mayor gloria y expansión. El ‘Imperio Romano’ se extendió en el tiempo desde aproximadamente el 27 a. C. hasta el año 476 d. C.

A principios del siglo IV a la vez que el “Cristianismo” empezaba a cuajar en el ‘Imperio Romano’ y se ponía fin a las persecuciones de estos, estableciéndose el libre culto. En el año 313 d. C. con la llegada del emperador ‘Constantino I’ declaró a la religión cristiana como la oficial del Imperio. Pero sería ‘Teodosio I el Grande’ (390 d. C) convertido al cristianismo quien la hizo imparable, y se virarían radicalmente las tornas con una política de ‘persecución a los paganos’ destruyendo sus templos y eliminando su financiación. También fue el último emperador en tener todo el poder del Imperio. Llegaba el declive romano en una espiral destructiva a su muerte dividió al Imperio entre sus dos hijos en dos, para cada uno (379-395): En ‘Oriente’ (Imperio Bizantino), su capital fue Constantinopla, y en ‘Occidente’ (Imperio Occidental)  seguiría siendo Roma. Después de la muerte de este emperador en el 395 se sucedieron varios emperadores a la vez y con poco recorrido. Las tribus invasores se atreven incluso a saquear a la propia ‘Roma’ hacia el año 410. Y el fin del ‘Imperio Occidental’ acabaría por llegar hacia el año 476.


El Imperio llevaba ya tiempo desde el año 235 ahogado además de la galopante corrupción, bajo la brutal subida de impuestos, para hacer frente la incesante oleada de tribus del norte, y germánicas que no paran de invadir las fronteras con continuos saqueos. Incluso se recurría a sobornar a estas tribus para evitar los conflictos, cosa que no siempre cuajaba y ayudaba a desvalijar las arcas de Roma.

Se sucedieron muchos emperadores en mayoría generales, usurpando el poder violentamente y durando apenas unos meses al ser asesinado para coronarse otro nuevo. Muchos de ellos eran extranjeros que no procedían de Roma, sino de tierras alejadas del ‘Imperio’.

Y hacia el año 378 d. C. estas tribus -mayoritariamente visigoda-, infringen una importante derrota al ‘Imperio Romano de Oriente’, en la llamada ‘La batalla de Adrianópolis’, en zonas de la actual ‘Turquía’. Los pueblos germánicos y del norte, los godos, ante la presión de los ‘hunos’ –bárbaras tribus asiáticas nómadas-, huían de estos así que los romanos con su Imperio bastante tocado y luchas intestinas políticas aceptan unos pactos de condiciones de convivencia con los visigodos, cuales habían tomado contacto con su cultura y compartían muchas de las costumbres romanas, estableciéndose por las regiones galas.

Los visigodos que fueron llamados en un primer momento para ayudar en la defensa de ‘Hispania’ de la irrupción de hordas de ‘Suevos, ‘Vándalos’, etc… Finalmente se hacen con el control y se deciden por expulsar a los romanos y tomar la Península, a la vez que paulatinamente con el control de toda ‘Galia’. 


El ‘Imperio Bizantino’ tras la caída del Imperio Occidental en el 476, aún muy debilitado lograría mantenerse hasta aproximadamente el año 1453.
Al caer el Imperio Romano, los visigodos, -pueblo de origen germánico de ‘Escandinavia’ llamada por entonces ‘Götaland’-, conquistaron la Península entre el 406 y 415. El ‘Reino Visigodo’ tenía su capital en ‘Tolosa’ (al sur de Francia).
España quedó dividida hacia el año 500 entre el ‘Reino Visigodo’ bajo el mando del rey Alarico II’, y al norte el reino de los bárbaros ‘Suevos’ que se establecerían hasta el año 585. Toledo pasaría a ser la capital en España.

Los llamados “Reyes Godos” eran los ‘Visigodos’, o ‘Godos Nobles’ que conquistaron España hacia el siglo V, para perderla en el siglo VIII (hacia el 711 aproximadamente), con la caída de ‘Toledo’ (Capital-Estado), que supuso la extinción del ‘Reino Godo-Hispánico’ (En total estuvieron reinando unos 300 años), y la llegada de la ‘Invasión Islámica’.

Se dividió en varios periodos, con el llamado ‘Reinado Tolosano’ hacia el 410 al 507, sucediéndole el ‘Reino Arriano Español’ hasta el 586, continuando con el ‘Reino Visigodo Católico’ hasta su fin en el 711 con la entrada de los musulmanes.
La lista de reyes godos -de los 33 reyes del reino visigodo-, estuvo teñida de sangre. Sólo 15 de los 33 monarcas murieron pacíficamente. La dinastía hereditaria no consiguió afianzarse, siendo la oligarquía nobiliaria la que elegía, a base de golpe de espada o utilizando veneno para sus fines, al que suceda como ‘soberano’.

Algunos historiadores sitúan el comienzo de la verdadera estirpe monárquica de España al rey visigodo ‘Leovigildo’ (568-586). Considerado un hábil estratega y general de su tropa, logró derrotar a los ‘Suevos’ de Galicia hacia el año 589. Y en Cantabria hacia el año 574. Centraliza el poder, comienza además la expansión del catolicismo a través de su hermano