sábado, 4 de abril de 2009

Jack Johnson. El campeón de Ébano(1878-1946)


Me ha parecido importante la noticia de la petición del senador republicano John Mc Cain al presidente Obama de que concediera el perdón presidencial a título póstumo, excepción raras veces concedidas, al mítico boxeador Jack Johson; el primer campeón de los pesos pesado de raza negra de la historia.
Johson mantuvo hacia 1913 un idilio amoroso con una mujer blanca. En esa época en EEUU mantener un negro relaciones sexuales con una mujer blanca era un grave delito. Debido a esto tuvo que huir a Francia y tras regresar hacia 1920 cumplió condena de un año y le revocaron su licencia boxilística.


Jack Johnson tenía una envergadura de casi metro noventa y fue uno de los mejores pegadores de todos los tiempos, en cual en estilo lo sucedería, fiel admirador Muhammad Alí. En 1908 ganó el 'premio de campeón mundial' en Sydney(Australia), que mantuvo unos 22 años. Y al que relevaría Joe Louis hacia 1937.


El ganar el título fue un importante mazaso para la sociedad norteamericana de principios de siglo. Transgresor con la época, no se cortaba en público y le gustaba fanfarronear y ser el centro de atención. Era muy aficionado a los coches y las mujeres. Y no tuvo reparos en hacer públicas relacionarse con mujeres blancas, imperdonable en este tiempo y cual dio pié a la búsqueda de 'La gran esperanza blanca' ( Desde aquí surge esta frase famosa). Su forma de vida llegó a la confrontación en la sociedad entre negros y blancos, y tras el combate contra James J. Jeffries en 1910 al cual machacó, desembocaría en uno de los más importantes disturbios raciales de la historia americana.


En 1938 se retiró con 60 años, y en 1946 murió en un accidente de coche después de salir de una cafetería en la que se habían negado servirle.

Rally accidentado

Me han pasado un correo con un video de uno de los esos rallyes de organización nefasta y que brillan por su inseguridad, y que nos hace reflexionar sobre lo ignorancia que tanto abunda en este mundo...
No tiene desperdicio. Pinchar en el siguiente link:
http://www.biertijd.com/mediaplayer/?itemid=12161

viernes, 3 de abril de 2009

¿Qué pasa con los restos de Jerónimo?


Respondiendo a tu pregunta Genma, y gracias por participar, parece ser que los restos deberían estar a las afueras de Oklahoma City, en donde fuera la reserva india apache. Exactamente por el fuerte militar Sill (antiguo Fort Still), en Lawton, OK. Y en su honor hay un monumento solemne de piedra coronado por un águila en donde se hallan sus restos.

Oklahoma


Ahora bien ahora hay una controversia ya que los restos de Gerónimo fueron profanados años después de su muerte en 1909, llevándose del lugar el cráneo y otros objetos indígenas y estos parecen que fueron llevados para museos y salas de estudios y a posterior a la tumba de New Haven(Connecticut). Ahora existe una demanda presentada en febrero de este año por unas 20 familias indígenas para recobrar sus restos. En la demanda exigen además que la zona protegida sea nombrada 'Reserva Nacional Apache Gerónimo'


domingo, 29 de marzo de 2009

Mentiras compulsivas



Disfrazar la verdad es una mala costumbre que ha echado raices en nuestra sociedad actual y es un hecho más que habitual. Práctica generalizada de los gobernantes y de un sinfin de anuncios por ejemplo...


La mentira cual falsedad solo sabe quien la dice se supone un intento de conseguir un objetivo preconcebido. Ahora la mentira patológica es una contínua tendencia a fabricar falsedades desproporcionadas a cualquier ventaja que pudiera obtenerse. El sujeto acaba convencido de la realidad de sus afirmaciones; momento en el que el proceso se vuelve insconciente, es una forma de aumentar la auto-estima, sobrevolando una realidad que de otra forma sería dolorosa de soportar. Un mecanismo de reducción de la ansiedad o culpar por algo de lo que no nos sentimos orgullosos.


Según los expertos en una conversación de 10 minutos contiene una media de 3 mentiras. Hay varias fórmulas para coger a un mentiroso en potencia como cuando este 'tarda' en responder, ya que generalmente o no está atento o está inventando su particular fábula. También están los conocidos gestos de tocarse la nariz u otro acuse de nerviosismo por el estilo. El esquivar la mirada, los cambios de tono, enfatización, elección de las palabras adecuadas, o actuar muy a la defensiva como decir repetidamente la palabra: 'creéme'