lunes, 16 de agosto de 2010

'El impostor inca del Tucumán'- Pedro Bohórquez (1602-1667)


Este variopinto aventurero que nació en algún lugar de Andalucía, pudiera ser Granada. Fue un importante buscavidas llegado a la América Colonial en busca de fortuna. Embaucador, tenía una capacidad para la inventiva e improvisación innatas, y así, tras probar en diversos oficios allá en el Perú, hacia 1656 se coronó 'Inca de los Calchaquíes', engañando tanto a los gobernantes y clérigos españoles como a los indígenas. Se casó con una bella joven indígena y consiguió ganarse la confianza de los calchaquíes haciéndose pasar por el último descendiente de los incas con el nombre de 'Inca Hualpa'. Pedro Bohórquez prometió a los nativos expulsar a los españoles de sus tierra; a los jesuitas les prometió ayudar a evangelizar a los indígenas; y a los españoles, conseguir los fabulosos yacimientos de oro de los calchaquíes de los que tanto rumores circulaban. Era llevado en litera de oro, vestía el “llantu” o borla que hacía las veces de corona real en el imperio inca. Tomó el modo de vida y costumbres de los calchaquíes e incas, sin hablar ninguna de sus lenguas, el kakán y el quechua.




El gobernador de Tucumán, 'Alonso Mercado y Villacorta', se reunió con él hacia 1657 en Catamarca, y le dio trato de capitán general celebrando una semana de festejos en su honor. La única oposición provino del obispo de Tucumán, fray 'Melchor de Maldonado y Saavedra', quien no se tragó su historia. Sin embargo, Bohórquez pudo mantener la situación durante dos años, mientras asentaba un gobierno fuerte y militarizando en los valles contra los españoles. De este modo llegó a establecer la capital del curioso reino en 'Tolombón', pequeña ciudad estratégicamente ubicada a la cual hizo fortificar e incluso hizo dotar de una artillería defensiva compuesta por cañones hechos con madera dura.
Al ser descubierto, lideró con la ayuda de su secretario 'Lorenzo Tisapanaco', el tercer levantamiento de los calchaquíes contra el dominio español atacando las ciudades de 'Salta y San Miguel de Tucumán' y provocándoles daños elevados. Finalmente fue subyugado por las fuerzas de Mercado, aunque sin ser detenido inmediatamente.
Arrestado un tiempo más tarde, fue indultado por el virrey de Perú; la mala suerte o el designio de sus enemigos reveló otro intento de agitar otra vez a los calchaquíes, por lo que fue ahorcado en Lima el 3 de enero de 1667 y su cabeza exhibida en una pica. Mientras que muchos de los calchaquíes fueron desarraigados y divididos, sometidos a formas de trabajo forzado, para evitar ulteriores alzamientos.
'Imperio Azteca-Mayas-Incas'

Su historia fue relatada en la 'Relación histórica de Calchaquí (1696)', escrita por el misionero 'P. Hernando deTorreblanca', y novelada por 'Roberto J. Payró' en 'El falso inca (1905)'. También es citado nuestro aventurero por Ismael Sarmiento Ramírez, al que dá nombre completo, Pedro de Bohórquez Girón, maestro de los indios en el uso de arcabuces y fabricación de cañones de madera, y hace referencia a la obra de Teresa Piossek Prebisch, 'La rebelión de Pedro Bohórquez. El inca de Tucumán (1656-1659)'.

No hay comentarios: