sábado, 13 de diciembre de 2008

Varapalo al SGAE

Hace poco recibimos la noticia y quiero añadir que con satisfacción, de que la SGAE(La sociedad General de Autores y Editores),tendrá que pagar unos 60.000 euros por grabar una boda sin permiso colando un detective en un banquete allá en Sevilla, grabando a los invitados bailando al compás de la música aportando la prueba del vídeo en el juicio. Incurriendo en una infracción 'muy grave', ya que era un acto privado sin autorización, violando el derecho constitucional de la intimidad y profanación de imagen.
Y aunque la gente del SGAE asegurara que las filmaciones no formarían parte de ningún fichero de datos personales, y que ellos se limitaran a contratar un detective, esto no asegura que finalmente los datos personales engrosaran algún fichero o sean vendidos a terceros.
Decir que el salón de bodas debe pagar a su vez por el canon musical unos 43.179 euros. Estas denuncias serán cada vez mas frecuentes ya que además de discotecas, gimnasios, boleras, bares,etc... Las celebraciones de bodas, bautizos, comuniones deberán satisfacer un mínimo de 100 euros por poner la música en este tipo de impuestos controvertidos.
Y es que el afán recaudador del SGAE a cargo del rocambolesco 'Ramoncín' (José Ramón Julio Marquez), no parece abarcar límites, y en la actualidad esta gestora lucha porque se paguen también derechos de autor por tocar piezas de personajes musicales ya fallecidos como Bethoven, Chopin, Bach, etc... Y por las de las bandas en las marchas procesionales de Semana Santa.