martes, 25 de noviembre de 2008

El timo de la Dirección General de Consumo

Organismo incompetente donde los halla dentro al menos del Gobierno de Canarias, aquí en Las Palmas de Gran canaria. Realmente desconozco si ha resuelto algún caso de los tantos que le llegan a sus manos, o acaban -siendo lo más plausible-, en el cubo de la basura, o como dicen en la jerga de oficina: 'archivado'. Si alguien que lee esto, y ha interpuesto una queja en Consumo, y este se lo ha resuelto eficientemente, por favor hagan un comentario. Ya digo que tengo desde que estaba en Francisco Gourie, sendas reclamaciones enviadas y nunca me resolvió ninguna. Al menos antes eran más amables, y por lo menos te animaban a denunciar las injusticias tanto del sector privado como público cometían a clientes.



Ahora además en la nueva sede en León y Castillo 200, se han sumado a las nuevas tecnologías emergentes; lo más lastimoso es que esto no lo pagan los directores a cargo de su bolsillo, sino siempre a expensas del dinero de los contribuyentes. Bonitos y amplios despachos con aspecto de laberinto en donde se dedican la mayor parte del tiempo a pasear... Y en 'Registro' de fachada al público ahora se han incorporado a la moda del modelo ese del cajero táctil expendedor de una combinación de números y letras, llegas y si te sale la letra 'R018' tienes que esperar a que llamen o por el televisor aparezca este, y accedes a la mesa indicada donde supuestamente te atenderá (con una sonrisa en la cara) un oficinista...¡Y suerte!.


Claro que te puede pasar como a mí, que los siguientes que van detrás de ti, son más afortunados y le salen por ejemplo L016, y van pasando todas las restantes letras con números, mientras la tuya sigue imperturbable, quedándote indignado con la boca abierta entrando moscas. Ya que no es por orden de llegada sino a boleo.


También puede pasarte que al llegar te falte alguna fotocopia o te den más la información arriba donde coges los impresos, y como a mí te digan que es fotocopia por duplicado y luego abajo te digan en registro que tiene que ser por triplicado. Y tengas que volver a fotocopiar al quinto pino la documentación adjunta con impreso, ya que se niegan a fotocopiarte lo que te falte...


Es decir cada vez ponen más rifo y rafa, en un cúmulo de despropósitos seguro con el fin de que desistas en molestarlos, ¡total para el empeño que van a poner!